viernes, junio 14, 2024
Google search engine
InicioCulturaCineEl ocaso del 'mayor hijo de puta de Hollywood'

El ocaso del ‘mayor hijo de puta de Hollywood’

La sentencia definitiva llegó el 13 de octubre. Ese viernes, Bob, el hermano silencioso -como aquel ‘silent Bob’ de la ‘Clerks’ de Kevin Smith y de Miramax-, puso a su hermano Harvey al pie del cadalso en una entrevista en ‘The Hollywood Reporter’: “No tenía ni idea del tipo de depredador que era mi hermano. Yo también fui víctima de sus abusos físicos y verbales. Tengo un hermano indefendible y loco. Escribiré a la Academia para pedir su expulsión”. Al día siguiente, la Academia echaba a Harvey Weinstein y ratificaba el ocaso del ‘mayor hijo de puta de Hollywood’.

Atrás quedaban más 30 años de éxitos, cine, intrigas y silencios. Más de tres décadas desde que los hermanos Bob y Harvey Weinstein fundaran Miramax en Nueva York en 1979. La compañía, dedicada en un principio a la distribución de películas europeas y de bajo coste, encontró un filón en el emergente cine independiente que iniciaba su viaje por las pantallas estadounidenses.

Inicio o final de una línea rematada por el incipiente festival de Sundance liderado por Robert Redford, como bien cuenta Peter Biskind en su libro ‘Sexo, Mentiras y Hollywood’, Miramax y los Weinstein distribuyeron mucho y buen cine europeo – ‘Cinema Paradiso’, ‘El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante’, ‘La doble vida de Verónica’, ‘Delicatessen’…- mientras intentaban adentrarse en la producción.

Siempre con Harvey como cara del ‘enterteinment’, dos hitos marcaron el despegue de Miramax como gran protagonista del nuevo Hollywood. Uno fue la Palma de Oro de Cannes ganada en 1989 con ‘Sexo, mentiras y cintas de vídeo’ de Steven Soderbergh, uno de sus directores fetiche. El otro, el flechazo entre Harvey Weinstein y un dependiente de videoclub llamado Quentin Tarantino.

Weinstein creyó en él y en un producto tan sospechoso en aquella época como ‘Reservoir Dogs’. Y ya Harvey mostró con Tarantino una de sus odiosas facetas, la de intentar dominar las películas a su antojo, lo que le valió el nada agradable apodo de ‘Harvey Manostijeras’. El productor quiso cortar una de las más famosas escenas del filme, aquella en la que Michael Madsen tortura a un policía al ritmo de ‘Stuck in the middle with you’. El director, creyéndose John Ford (o Dios) sin siquiera haber estrenado, ganó el pulso, mantuvo su montaje y se ganó para siempre al irascible Harvey.

‘Reservoir Dogs’ se estrenó en 1992 y fracasó en Sundance por su violencia, pero abrió la época dorada de Miramax en la industria. Con Bob en el discreto espacio de la filial Dimension Films –responsable de grandes blockbusters como ‘Scream’– Harvey acapara el foco de Miramax y traza su nuevo plan maestro. No sólo quiere buenas películas, quiere películas que ganen Oscar y no importa el dinero que haya que gastar para conseguirlos.

Acuciados por la falta de liquidez, los Weinstein venden Miramax a Disney en 1993 por 80 millones de dólares, pero Harvey sigue manejando el cortijo a su antojo. Comienzan las grandes campañas de distribución, comunicación y márketing. Con el frenesí de dólares llega el espaldarazo con el tremendo éxito de Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994) y el primer Oscar a la mejor película con ‘El paciente inglés’ (Anthony Minghella, 1996).

Harvey Weinstein está en la cima del mundo y dos años después, en 1998,  llega su coronación al conseguir que una peliculita como ‘Shakespeare in love’ (John Madden, 1998) arrebate el premio como mejor cinta del año a ‘Salvar al soldado Ryan’ (Steven Spielberg, 1998).  Una demostración de poder y dinero de la que Steven Spielberg aún no se ha recuperado.

No obstante, los rumores sobrevuelan la figura del todopoderoso productor, generoso donante del Partido Demócrata y conectado con las altas esferas de la política. Tanto es así que hasta ‘El séquito’, la popular serie de HBO acerca de las tripas de Hollywood, construye un personaje basado en sus arrebatos de ira, Harvey Weingard. El afectado, fiel a su estilo, descuelga el teléfono y amenaza con matar a todos los productores de la serie si no retiran el personaje.

Harvey está en la cima de Hollywood, la cúspide de un éxito que opaca, con el silencio de unas y el disimulo de otros, el lodazal en el que andaba ya retozando. Tal y como han publicado ‘The New York Times’ y The New Yorker’, ya en aquella época el mayor de los Weinstein cometió abusos bajo un patrón ahora desvelado.

Jóvenes actrices que pretendían abrirse paso en el mundo de la interpretación, ficticias reuniones en habitaciones de hotel, leoninos contratos de confidencialidad, acuerdos millonarios para evitar denuncias… La revista ha llegado a hablar incluso de violaciones. Y todo con la connivencia de otros –asistentes y empleados conocedores de los hechos– en un montaje basado en la complicidad, el miedo, el abuso de poder y el chantaje.

La lista, abierta por las declaraciones de Ashley Judd y de la italiana Asia Argento, no para de crecer. «Las mujeres hemos hablado entre nosotras sobre Harvey mucho tiempo y es más que hora de tener la conversación públicamente», dijo Judd.

Desde ese testimonio, Rose McGowan, Mira Sorvino, Rosanna Arquette, Gwyneth Paltrow, Romola Garai, Katherine Kendal, Angelina Jolie, Kate Beckinsale, Liza Campbell, Lauren Silvan, Léa Seydoux, Eva Green… Y así hasta casi la cincuentena. Harvey, que ha reconocido sus problemas, alega por medio de sus abogados que algunas de estas relaciones fueron consentidas, algo que no admite ninguna de las afectadas.

Y al otro lado ellos, actores, directores, productores y amigos que no terminan de definirse. Quentin Tarantino, su niño bonito y novio durante años de una de las denunciantes, Mira Sorvino, , no abrió la boca, avergonzado, hasta que se vio obligado a confesra que sabía de los apaños de Harvey desde hace años e hizo “mucho menos de lo que debería haber hecho”; Oliver Stone, su rival en los negocios, optó primero por la tibieza de “esperar a un juicio” hasta que el mundo se le vino encima y alabó “el coraje de las denunciantes”; Woody Allen se puso de perfil y apuntó que “es trágico para las pobres mujeres afectadas y triste para Harvey, cuya vida está arruinada”.

Nadie más contundente que el silencioso hermano Bob, que apoyó sin ambages el despido de su hermano de la Weinstein Co –la compañía que fundaron en 2005 tras su marcha de Miramax y de Disney- y le abrió las puertas del infierno con sus declaraciones a ‘The Hollywood Reporter’. Un infierno en vida para “el mayor hijo de puta de Hollywood”, un sobrenombre que ya no guarda en secreto ninguno de los que llevaban haciéndolo treinta años.

Carlos Izquierdo
Carlos Izquierdo
Hizo el viaje del teletipo al html cuando aún se hablaba de periódicos electrónicos. Pasó por El Mundo, abrió Diario de Sevilla, estuvo de visita en Canal Plus y se instaló en Prisacom para que todo el mundo conociera los medios digitales. En los buscadores de El País, Cuatro, Canal Plus y As aún se le encuentra y sigue pensando que lo que sucede conviene.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz