sábado, julio 20, 2024
Google search engine
InicioFútbolClaudio Pizarro, el goleador incomprendido

Claudio Pizarro, el goleador incomprendido

El rostro de Claudio Pizarro empieza a derretirse lentamente, igual que sus brazos. El fuego comienza a apoderarse de las piernas y parece alimentar el jolgorio de las personas que rodean el espectáculo. Decenas de adultos, ancianos, niñas y niños que gritan y sonríen y bailan alrededor de la fogata. El sonido se mezcla con el de los fuegos artificiales, que iluminan el cielo limeño en pleno cambio de año.

En el Perú, la tradición de quemar muñecos de personajes públicos a fin de año está bastante extendida. Normalmente, empiezan a venderse en los mercados, a partir de los primeros días de diciembre, figuras de cartón de políticos corruptos -tenemos como para escoger, como podrán imaginarse-, de ex presidentes presos -también contamos con un par- o de celebridades venidas a menos, de esas que deambulan por los medios buscando unos últimos flashes antes del fin. Es una incineración catártica, con la idea de empezar el nuevo año con los demonios en cenizas. O algo así.

No es normal, por otro lado, que de los puestos de venta cuelguen muñecos de futbolistas, esos héroes incondicionales que distraen a las masas los fines de semana, que nos permiten soñar en vez de tener pesadillas. Sin embargo, ya no es extraño observar a Claudio Pizarro, capitán de la selección peruana desde hace más de una década, goleador extranjero histórico de la Bundesliga, ídolo y embajador oficial del Bayern Múnich, en su versión de cartón, al lado de la sección de los fósforos y el queroseno.

¿Por qué tantos peruanos quieren quemar el muñeco de Pizarro? La pregunta contiene, en realidad, varias otras preguntas más trascendentales, que probablemente no podremos responder en este espacio. ¿Por qué el fútbol despierta tanta pasión y tanta furia en el Perú? ¿Por qué utilizar a una figura como chivo expiatorio de todos los males de la sociedad? ¿Por qué quemamos viejos ídolos? Pero volvamos a la primera: ¿Por qué el Perú se lleva tan mal con Pizarro?

La razón más clara tiene que ver con su rendimiento. Claudio debutó en 1999 y, desde entonces, ha disputado cinco procesos clasificatorios para el Mundial, 45 partidos en los que ha marcado sólo seis goles. Pizarro siempre fue el líder y titular en los seleccionados en los que participó, y está claro que su bajo rendimiento no era un problema netamente individual: la única selección que hizo un buen papel en eliminatorias es la actual, a la que él llegó en el declive de su carrera. Todas las demás han sido equipos mediocres, fracasados, básicamente perdedores, con muy poca credibilidad. Y que dependían, básicamente, de lo que se inventara el entonces delantero del Bayern.

El capitán estuvo vinculado a un problema disciplinario, en el 2007, en el que, después de empatar en casa ante Brasil, algunos seleccionados realizaron una fiesta en la concentración del equipo en un hotel limeño. El entonces entrenador, Chemo del Solar -cabeza de una de las campañas más tristes de la historia de la selección-, acusó a Pizarro, el capitán, de proteger y permitir la celebración, aunque nunca dio pruebas. Claudio fue apartado de ese proceso clasificatorio y firmó para siempre su sentencia para los aficionados. No sólo era un delantero que rendía en su club y no en su país, sino que, además, representaba lo peor del jugador peruano: la indisciplina. 

Si bien Pizarro volvió para el proceso siguiente, y fue capitán bajo el mando del uruguayo Sergio Markarián, ya estaba sepultado. Luego de un penal fallado contra Argentina, ya parecía claro que la suerte estaba echada: Claudio había fracasado para siempre. Como comentamos en la columna anterior, Ricardo Gareca dejó de convocarlo y eso coincidió con el punto de quiebre para la selección en las eliminatorias, ya que terminó metiéndose en la repesca para el Mundial por primera vez en su historia.

Pizarro ha dicho que seguirá jugando este año motivado básicamente por su sueño de ir a Rusia. Gareca ha respondido que lo respeta, que es un embajador del fútbol peruano en el mundo y que no lo ha borrado del universo de seleccionables. Si Perú le gana a Nueva Zelanda, Claudio tendrá más motivos que nunca para seguir trabajando por cumplir su sueño, ya como suplente de Paolo Guerrero -quien, a diferencia de Pizarro, rindió más en selección que en sus clubes-; como un referente en el vestuario y no en la cancha.

No tiene nada garantizado: su llamado depende de que esté en buena forma y con continuidad en el Colonia, el club que lo fichó cuando estaba sin equipo y con la ventana de fichajes cerrada. Depende también de lo que pondere Gareca, ya que probablemente echarse a la opinión pública en contra no sea una estrategia muy sabia, aunque está claro que, con la clasificación conseguida, el seleccionador tendría más crédito. ¿Se puede decir lo mismo de Pizarro? Probablemente no, pero los goles a veces hablan solos.

Quizás en el 2018 los peruanos volvamos a nuestro viejo hábito de buscar al político de turno en el puesto de fuegos artificiales, y no al delantero que lleva el número 14 en la espalda. Sería sano para todos los involucrados.

Dan Lerner
Dan Lerner
Periodista y defensa central que no le teme al choque, salvo el que le planteó la realidad. Entrenador top en Football Manager. Lejano y solitario aficionado de la Fiorentina gracias a un melenudo llamado Gabriel Omar. Vive el fútbol como su país le enseñó: con taquicardia y el ceño fruncido. Trabajó en AS durante un año y ahora está de vuelta en Lima, su ciudad, donde escribe para una revista local, y desde donde intentará contarnos qué pasa en esas latitudes (o cómo se ve desde allí el otro lado del mundo).
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras